LSA: ¿Cómo funciona?

El paciente es sometido a un chequeo médico en nuestros centros especializados, desde entonces se le aplica una sutil sonda nasogástrica conectada con una bomba alimenticia portátil, que inyectará una solución proteínica 24h/24h durante solos 10 días.

¿Durante los 10 días de terapia se advierte una sensación de hambre?

No, el acometimiento del hambre se tiene bajo control gracias a la producción de cuerpos cetónicos que inhiben la sensación de hambre.

¿Es posible beber?

Es indispensable beber al menos 2 litros de agua al día. Es posible beber tisanas, té, café siempre que sin azúcar.

¿La sonda es fastidiosa?

Nunca dolorosa, raramente se podría sentir un sentido de fastidio durante la introducción por el staff médico. A lo largo de 24 horas y en los sucesivos 10 días de terapia no se siente ningún fastidio. Desde un punto de vista estético la sonda, transparente y muy sutil, no es evidente.

¿Se puede tener una vida “regular”?

La bomba alimenticia, junto a la bolsa continente la solución personalizada, se llevan fácilmente. Se puede conducir, ir a trabajar, pasear, tener relaciones sexuales, etc. Para ducharse o darse un baño en la playa o en piscina, es suficiente descolgar momentáneamente la bomba alimenticia. No es aconsejable descolgar la sonda por un período prolongado, de lo contrario no se tiene el efecto de la reducción del acometimiento del hambre. Son admisibles a lo más 3-4 desacoplamientos por día por no más de 30 minutos cada uno, distanciados de largos períodos.

¿Cuántos kilos se pierden?

En el curso de los 10 días se pierde en término medio el 10% del peso corpóreo inicial, en su mayoría graso.

¿Si se tiene la necesidad de perder más kilos?

El ciclo de terapia se puede repetir más veces, con una pausa de al menos 3 semanas, durante el cual se tiene que seguir un régimen alimenticio controlado para mantener el resultado alcanzado.

¿Se puede recobrar velozmente el peso perdido?

La terapia actua en prevalencia sobre el graso reduciéndolo rápidamente. La velocidad de la reducción de peso facilita los procesos psíquicos motivacionales, que estimulan el paciente a un cambio del estilo de vida. Para mantener el peso obtenido es necesario en cualquier caso seguir una alimentación correcta asociada a una adecuada actividad física.

Quien tiene un problema de sobrepeso, pero no es obeso, ¿puede someterse a la liposolución alimenticia?

Sí, porque esta terapia se ofrece a resolver también los problemas de peso menos graves. La duración del tratamiento tiene que ser personalizada en función de las condiciones iniciales del paciente.

¿Para someterse al tratamiento se tiene que comprar todo el equipo (bomba computerizada, sonda, nutrimento proteínico, etc.?

No, el médico provee la sonda desechable, la bolsa para contener el nutrimento y la solución proteínica y, en comodato de uso, la nutri-bomba, que se devuelve al término del tratamiento.

Quien se ha sometido a vendaje gástrico, ¿puede integrar con esta terapia?

No hay problemas o contraindicaciones.

Micros Group